El escuchar la última producción de la agrupación ICTUS conformada por tres músicos cubanos y un peruano -que da cuenta de su presentación en el XVII Festival Jazz Internacional realizado en Lima en abril de 2007-, produce en un primer momento un estado de perplejidad y luego de asombro indescriptibles.

Resulta sorprendente escuchar de entrada, una composición como Le Moñeaut, donde se pasa de lo clásico, al jazz y al son cubano (los acordes de “Qué bueno baila usted” resultan ser un momento notable), con una facilidad y la transparencia con que las aguas de un río virginal marcan su cauce.

Luego vienen piezas jazzísticas como Yardbird Suite, All the things you are, Jordá entre otras dentro de un estilo clásico de este género musical tan universal y tan de negros como el son cubano.

Creemos no equivocarnos cuando afirmamos que escuchando las variaciones de los temas Wapango, Guajira, Preludio y Son, Echale Salsita, Lágrimas Negras y La Negra Tomasa se produce la “sublimización” del son cubano, la ascensión de lo popular a las alturas de la exigencia académica, pero sin dejar de emocionar al espíritu profano al dejar indemne la sencillez de su esencia. Y permítannos, pero vamos a ser redundantes y quizás llegar al lugar común, ya que repitiendo al maestro Piñeiro la verdad es que “el son es lo más sublime para el alma divertir”.

El jazz y el son cubano ejecutado por un grupo de cámara adquieren otras dimensiones y el oyente se libera de lo “standarizado” y previsible. De allí que para el melómano más exigente este CD se sintetice en una palabra: exquisitez.

La Esquina del Son


Erick Pajares, Frank Arias, Miguel Reina y Rafael Nuñez

Disfrute con algunos temas extraídos del CD

Guajira, preluido y son

Le Moñeaut.

http://blip.tv/file/get/Laesquinadelson-leMoeaut855.mp3.jpg

Échale salsita

Vista el Blog del Grupo ICTUS

Para adquirir el disco escriba a cuartetodecuerdasictus@gmail.com o llame al 997911303

Anuncios

Por Pedro de la Hoz, tomado de Granma Internacional
pedro.hg@granma.cip.cu

Bheki KhosaHace algún tiempo Don Albert, corresponsal en Johannesburgo de la revista Down Beat, escribió: “Nosotros en Sudáfrica conocemos muy bien a Bheki Khosa; ha llegado el momento de que el mundo lo escuche”.

Ese deseo comenzó a cumplirse. Jazz Plaza 2008 es ahora una de las estaciones del itinerario internacional del notable guitarrista y compositor sudafricano que ha logrado situar varias de sus canciones en la memoria cotidiana de la gente de su país.

Temas como Soul cry, que nos recuerda el temprano sonido de los rythm & blues de la Motown; Wipe our tears y Jabulani son algunas de sus más reconocidas creaciones.

Fuera de Sudáfrica ha colaborado con los pianistas Kenny Barron (Estados Unidos) y Hilton Ruiz (Puerto Rico), y en fecha reciente impactó al exigente público japonés por su participación en el disco del saxofonista Kazutoki Umezu con el tema más elogiado por la crítica: Ngoshonaphi.

Quizás lo que haya hecho grande a Bheki Khosa sea su comprensión de las idas y vueltas del jazz entre África y Norteamérica. Una bien asimilada influencia tanto del legado de Duke Ellington como del toque de la era del bop se entrecruza con la fidelidad a sus raíces zulúes.

También son apreciables los aportes de Khosa al cine. Hace tres años la banda sonora compuesta por él para Drum, de Zola Maseko, fue destacada como una de las mejores partituras escritas para la pantalla en la historia fílmica de Sudáfrica.

drum.jpg

Para ver en:
youtube.jpg
Sonti Mndebele, Feya Faku, Sydney Mnisi, Bheki Khoza y el Quinteto de Paul van Kemenade en una gira por los Países Bajos
Video 1
Video 2