Fuente: http://www.prensa-latina.cu
La Habana, 20.09.2010

La doble nominación a los premios Grammys latinos de 2010 del disco El último trago, de Concha Buika y Chucho Valdés, podría sumar dos nuevos gramófonos a la amplia colección del pianista cubano.

Nominado 14 veces y ganador de seis lauros entre las versiones latina y estadounidense de este certamen, Valdés es candidato con fuerza en las categorías Mejor álbum de música tropical tradicional y en Grabación del año por la canción Se me hizo fácil, de Agustín Lara.

Buika y Valdés se reunieron en abril de 2009 en los estudios Abdala, en La Habana, convocados por el guitarrista y productor español Javier Limón para rendir tributo a la legendaria Chavela Vargas a través de su repertorio en el aniversario 90 de su natalio.

Bendecidos por sus ancestros africanos, el pianista y la intérprete, quien desde su debut discográfico en 2005 revoluciona la canción española y el jazz en ese país, aportaron la emoción, el desgarro ante el amor frustrado y el aroma de ron del espíritu chaveliano.

Los autores seleccionados resultaron otro estímulo: Rosario Sansores y Carlos Brito, José Alfredo Jiménez, Juan Zaizar, Álvaro Carrillo, Agustín Lara, Armando Tejada Gómez y César Isella, Mario Clavel y Enrique Fábregat.

Valdés escribió orquestaciones en que el flamenco, la ranchera, el bolero y el cha cha cha amalgaman raigambres telúricas y con su piano ajeno a la trampa del virtuosismo ratificó su clase de artista universal.

Digno respaldo aportaron los integrantes de su cuarteto Lázaro Rivero, “el Fino”, (contrabajo), el baterista Juan Carlos Rojas (el Peje) y Yaroldy Abreu (percusión latina y menor), a quienes se sumaron el trompetista Carlos Sarduy y Javier Limón en la guitarra flamenca.

Como colofón, el artista plástico cubano Eduardo Roca (Choco) aportó una pintura para la portada, toque de distinción para que El último trago constituya un inolvidable regalo.

Chucho Valdés nació en Quivicán, La Habana, el 9 de octubre de 1941 y obtuvo su primer Grammy en 1979 por el disco Irakere, nombre de la banda de jazz que fundó en 1973 y dirigió hasta su desintegración.

Habana, grabado con la orquesta Crisol, del trompetista estadounidense Roy Hardgrove, le aportó otro lauro en 1997.

Live at the village vanguard, grabado durante la actuación en Nueva York del cuarteto que Valdés integraba junto al bajista Frank Rubio, el percusionista Roberto Vizcaíno y el baterista Juan Carlos Rojas fue premiado con otro Grammy en 2000.

El músico “todo terreno” sorprendió en 2002 con Canciones inéditas, trabajo discográfico de aire intimista, ganador de la versión latina de estos premios.

Otro Grammy recibió en 2004 por su participación en Buenos hermanos, del inolvidable Ibrahim Ferrer, a quien acompañó en los temas La música cubana, Hay que entrarle a palos a ese, Fuiste cruel y Boliviana, tema de su inspiración.

Junto a su padre Bebo, Chucho Valdés conquistó en 2009 la corona en la categoría de jazz de los Grammys latinos por el disco Juntos para siempre.

Entre los nominados por la Academia Latina de la Grabación en música tropical tradicional en 2010 compiten, junto a Buika y Valdés, el Septeto habanero (90 Años: orgullo de los soneros), Sierra Maestra (Sonando ya), Edesio Alejandro (100 sones cubanos) y Pedro Jesús (Tributo a Orlando Contreras, el jefe del despecho).

ag/jpm

Anuncios