Por: Toni Basanta | Entre La Habana y Vermont
para la Revista Cañasanta en Toronto, Canadá.

Sí, conocimos a Bobby Carcassés a finales de los años 70 en el Club Johnny´s Dream, hoy conocido como Río Club en los tiempos en que allí tocaban Nicolás Reynoso y su Grupo Sonido Contemporáneo, Lucía Huergo, Toni Valdés, Angelito López y Manolito Docurro, entre otros grandes y olvidados jazzistas de La Década Prodigiosa.

Fue también en el Johnny´s Dream donde comenzó a gestarse el inolvidable proyecto del Grupo Afrocuba con veteranos y estudiantes del Conservatorio “Amadeo Roldán”.

Desde entonces siempre hemos seguido a Bobby Carcassés en sus actuaciones en el Teatro Musical de La Habana, el Hubert de Blanck, La Casa de la Cultura de Plaza, el Teatro Mella, La Casa de la Cultura Checoeslovaca, La Sala Covarrubias, el Café Cantante, el Maxim y otros predios donde él y sus seguidores acostumbraban a hacer jazz en la capital habanera.

Años más tarde, de su propia Peña en La Casa de la Cultura de Plaza, surgió el Festival Jazz Plaza, el cual desde 1984 alcanzó la categoría de Internacional con la presencia de la pianista brasilena Tania María y otros artistas de Rusia, los Estados Unidos, Chile, Australia, Yugoslavia, México, Francia, Suecia y Gran Bretaña, hasta convertirse en uno de los eventos más aplaudidos del mundo.

Roberto Arturo Carcassés Cusa, mejor conocido como Bobby Carcassés, nació en Kingston, Jamaica, el 29 de agosto de 1938. Su abuelo fue cónsul de Cuba en Jamaica y por tal motivo vivió en la Isla del Reggae sus primeros cuatro años de vida.

La familia Carcassés regresó a Cuba en 1942, y el niño adoptó la ciudadanía cubana inscribiéndose en Camajuaní, provincia de Villa Clara. En la adolescencia, cantaba canciones italianas, arias de ópera y zarzuelas; y se presentaba como aficionado en la estación de radio CMHW de Villa Clara. Su debut profesional tuvo lugar en el Teatro La Caridad como artista invitado del humorista Enrique Arredondo.

Infancia y adolescencia

Desde pequeño, Bobby Carcassés sintió que el arte era su camino y así lo ha demostrado. Su entrada a los escenarios fue casi paralela a la del mundo musical y pictórico.

En 1959, Bobby Carcassés fue delegado al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes celebrado en Viena, la capital austriaca, como vocalista del coro A Capella dirigido por Nilo Rodríguez.

Desde la patria de Mozart, viaja a la antigua Unión Soviética, Bulgaria y París, actúa con Pacolo y la orquesta del baterista trinitario Benny Bennett.

Sous les tois de Paris

En París, conoció al gran pianista Bud Powell, al baterista Kenny Clark y al organista Lou Bennet con los que compartió diversas actuaciones. Con Benny Bennett, recorrió Europa durante un año y visitó la República Popular Democrática de Argelia.

En París, también compartió la escena con el showman cubano Pepín Baillant en los predios de El Elefante Blanco. Nuevamente, en la Isla, Bobby Carcassés se encuentra entre los fundadores del Musical de La Habana, una epopeya del teatro moderno en Cuba.
Todavía hoy Teatros difuntos

Del Musical pasa al Teatro Martí, donde perfecciona sus dotes como comediante musical junto a Alicia Rico, Candita Quintana, Carlos Moctezuma y Enrique Santiesteban con quienes representa obras del teatro vernáculo. En ambas compañías, aprendió danza y pantomima, y poco a poco fue enriqueciendo sus espectáculos con el uso del fliscorno, el contrabajo, las tumbadoras, el mangerófono y el recorder.
Comediante, actor, deportista

Paralelo a su trabajo como comediante, Bobby Carcassés, continuó su carrera como deportista en la que establece récord nacional bajo techo en salto alto y obtiene así la medalla de oro.

Convertido en hombre espectáculo de altos kilates, Bobby Carcassés actúa en el desaparecido Cabaret Nocturnal con la Banda Gigante de Obdulio Morales. Por esos días, también integró el combo Los Armónicos de Felipe Dulzaides, y Los Cinco de Armandito Zequeira.

Internacional Jazz Plaza

En 1979, se van cimentando las bases del Festival Jazz Plaza de La Habana, del que es su primer Presidente. Al año siguiente, se produce la premiere con carácter nacional.

En 1984, asisten entre otros (la pianista brasileña Tania María) el trompetista checoeslovaco Laco Decsy, con su trío, el saxofonista norteamericano Richie Cole y el contrabajista Charlie Haden, con su Orquesta Liberación.
Del Maxim a El Cocodrilo

En 1986, se reanima el Club Maxim, también bautizado como Club Chano Pozo a instancias de Dizzy Gillespie.

Durante los años que permaneció activo el “Nuevo Maxim” pasó por allí lo mejor de la juventud musical cubana: César López, Gonzalito Rubalcaba y su Grupo Proyecto, Jesús Fuentes, Orlando Valle “Maraca”, Angelito Bonne, Julito Padrón y Miguel Angá, quienes alternaban felizmente con figuras establecidas como Frank Emilio, Rolando Pérez Pérez, el bajista Pedro Luis Martínez y “El Joe”.

Increíble

El Maxim pasó a ser el Club Cocodrilo, donde en vez de incrementarse como una Casa de Jazz, bautizada por Frank Emilio en sus anos mozos y luego por “El Joe” y sus 3 + 1 se transforma en un Club de Humor, a pesar del éxito alcanzado por su animadores del Jazz.
El efecto Carcassés

Desde 1988, hasta la fecha, Bobby Carcassés ha recorrido un amplio circuito de Festivales, Teatros, Clubes en los cinco continentes, regresando siempre a La Habana, a su querido Festival Jazz Plaza.

Por su amplio caudal histriónico, ha compartido escenarios con Eddie Palmieri, Dave Valentin, Tito Puente, Giovanni Hidalgo, Anthony Carrillo, McCoy Tyner, Hugh Fraser, Steve Turre, Don Pullen y el percusionista sudafricano Vusi Kumalo, entre otros.

En Nueva York, cantó a dúo con el gran Fellove, el co-autor por derecho interpretativo de “Mango Mangüé”. Fellove es otro Rey indiscutible del scat cubano, actuación que quedó grabada en CD/DVD, por el sello TropiJazz.

Como actor, Bobby Carcassés ha participado en varios filmes cubanos y extranjeros: Un día en el solar, De cierta manera, Robinson Crusoe y The Cuban Odyssey, con la saxofonista canadiense Jane Bunnett.
Artista de la plástica

Como dibujante y pintor ha exhibido sus obras en los Estados Unidos de Norteamérica, España, Alemania, Canadá y Sudáfrica. En fecha reciente, ilustró la segunda edición del Diccionario de la Música Cubana de Helio Orovio, editado por la discográfica británica TUMI MUSIC. Como conferencista ha impartido Clases Magistrales en Boston y Nueva York.

Entre las composiciones de Bobby Carcassés sobresalen: ·”El amor llegará con el tiempo”, “Como pompas de jabón”, “Son de Cuba a Puerto Rico” y el “Blues Guanguancó”.
Discografía

Su discografía cuenta con diez discos en colaboración con Emiliano Salvador, Enrique Jorrín, Mario Bauzá, Chucho Valdés, Alfredito Rodriguez y Los Asereko, Peruchin III y Malanga Amarilla, Jane Bunnett, su hijo Roberto, Julio y la banda Intercativo.

A su nombre ha grabado cuatro álbumes: Recordando a Benny Moré, La Esquina del Afrojazz, el Jazz Timbero y Bembé Doble.

A partir del Vigésimo Festival Internacional Jazz Plaza de La Habana, Bobby Carcassés se viene presentando con su Grupo Afrojazz más una Big Band Todos Estrellas, en homenaje a Armando Romeu y Frank Emilio Flynn; con artistas de Cuba, los Estados Unidos, Gran Bretaña y Japón.
Pero lo mas reconfortante de esta Big Band es que siempre se alimenta con el elemento joven que surge de las Escuelas de Arte y de los Concursos JoJazz.

What about Vermont?

Desde mi llegada a Vermont, en noviembre del 2006 y, a través de mi programa Global Warming, en la WRUV 90.1 FM de Burlington (emisora Universidad de VT, http://www.wruv.org), he seguido presentando la música, la obra y el magisterio, de uno de mis ídolos contemporáneos por excelencia: El Maestro del Espectáculo sin Limites, Bobby Carcassés, “El Rey del Jazz Timbero” y la acogida del público ha sido siempre sincera.

Fuente: http://www.canasanta.com

Anuncios