Por Pedro de la Hoz, tomado de Granma Internacional
pedro.hg@granma.cip.cu

Bheki KhosaHace algún tiempo Don Albert, corresponsal en Johannesburgo de la revista Down Beat, escribió: “Nosotros en Sudáfrica conocemos muy bien a Bheki Khosa; ha llegado el momento de que el mundo lo escuche”.

Ese deseo comenzó a cumplirse. Jazz Plaza 2008 es ahora una de las estaciones del itinerario internacional del notable guitarrista y compositor sudafricano que ha logrado situar varias de sus canciones en la memoria cotidiana de la gente de su país.

Temas como Soul cry, que nos recuerda el temprano sonido de los rythm & blues de la Motown; Wipe our tears y Jabulani son algunas de sus más reconocidas creaciones.

Fuera de Sudáfrica ha colaborado con los pianistas Kenny Barron (Estados Unidos) y Hilton Ruiz (Puerto Rico), y en fecha reciente impactó al exigente público japonés por su participación en el disco del saxofonista Kazutoki Umezu con el tema más elogiado por la crítica: Ngoshonaphi.

Quizás lo que haya hecho grande a Bheki Khosa sea su comprensión de las idas y vueltas del jazz entre África y Norteamérica. Una bien asimilada influencia tanto del legado de Duke Ellington como del toque de la era del bop se entrecruza con la fidelidad a sus raíces zulúes.

También son apreciables los aportes de Khosa al cine. Hace tres años la banda sonora compuesta por él para Drum, de Zola Maseko, fue destacada como una de las mejores partituras escritas para la pantalla en la historia fílmica de Sudáfrica.

drum.jpg

Para ver en:
youtube.jpg
Sonti Mndebele, Feya Faku, Sydney Mnisi, Bheki Khoza y el Quinteto de Paul van Kemenade en una gira por los Países Bajos
Video 1
Video 2

Anuncios